Jason Colón e sun ciudadano que vive en el Estado de Florida, Estados Unidos. Al parecer, tal y como se puede leer en el portal BGR, se dio cuenta de que algo no iba bien. Los auriculares de la firma Apple comenzaron a humear, momento anterior a su inminente explosión.

No obstante, el propietario de este gadget no se vio afectado por este accidente, pero sí que ha servido para que la compañía de Cupertino ya haya comenzado a investigar qué es lo que ha podido pasar al respecto. Es importante destacar que fue capaz de notar que algo no iba bien, dándole tiempo a quitárselos de las orejas.

¿Puedes imaginar si hubiese explotado el auricular si lo tuviese anclado al oído? Las consecuencias podrían haber resultado fatales. Por fortuna, todo ha quedado en un susto. Ahora bien, ¿qué explicaciones dará la compañía californiana al respecto? Habrá que esperar unos días para ver si se pronuncian.