Trevor Graves, ex-alumno de la Universidad estadounidense de Iowa, se enfrenta a una pena de hasta 20 años de prisión. Está acusado de piratería informática, y de transmitir programas informáticos para causar daños, y ambos cargos acarrean condenas de hasta 10 años.

De acuerdo a The New York Times, Graves, de 22 años, consiguió hacerse con las contraseñas de los profesores para acceder al sistema de notas, a correos electrónicos y a exámenes.

Lo hechos ocurrieron entre 2015 y 2016 durante 21 mees, y todo ello fue posible gracias a la instalación ilegal de keyloggers en los ordenadores que empleaba el profesorado en la universidad.

Se calcula que el estudiante logró modificar sus notas en más de 90 ocasiones, y también las de algunos de sus compañeros. Por otra parte, gracias a las declaraciones de otros alumnos, se cree que pudo robar más de 10 exámenes. La universidad se ha visto obligada a invertir más de 68.000 dólares americanos para mejorar su seguridad informática.