Apple anunció ayer jueves que dejará de vender sus modelos de router. A pesar de que esta línea de negocio de la compañía no es demasiado conocida entre el público general, los routers se comercializaban desde hacía más de una década por un precio que oscilaba entre los 150 y los 250 euros. De hecho, el primero de ellos fue lanzado en 1999.

Los modelos que dejarán de comercializarse son el AirPort Express, el AirPort Extreme, y el AirPort Time Capsule, los cuales estarán disponibles únicamente mientras aguanten sus existencias en tiendas.

Esta decisión no ha supuesto una gran sorpresa para nadie, dado que desde 2016 Apple venía desmantelando su división encargada del desarrollo y mantenimiento de los routers, por lo que llevaban ya unos años sin actualizaciones. Del mismo modo, hay que indicar que el negocio de los routers, del que Apple se despide de forma indefinida, nunca supuso una fuente cuantiosa de ingresos para la compañía, la cual acumula ventas hacia telefonía móvil y ordenadores.