Hasta ahora Apple solo permitía descargar aplicaciones de hasta 100 MB en la App Store mediante la conexión de datos móviles, 3G y 4G. Esta limitación tenía una finalidad, que los usuarios no se llevaran un susto en la factura por consumir demasiados datos. Para descargar aplicaciones de más de 100 MB era necesario usar una conexión Wi-Fi.

Con la llegada de iOS 11 esto ha cambiado, Apple ha subido el límite de las descargas de 100 a 150 MB. Normalmente las aplicaciones no alcanzan este tamaño, solo los juegos suelen sobrepasar los 150 MB. Los de Cupertino no han añadido la opción de poder deshabilitar el límite de 150 MB, así que para descargar aplicaciones de mayor tamaño hace faltar usar una red Wi-Fi.