Desde hace unos meses, debido al auge del coche eléctrico y el crecimiento de la industria móvil, el precio de algunos minerales como el cobalto el níquel se ha disparado por su mayor demanda. Esto ha provocado que algunas compañías hayan decidido saltarse la cadena de valor de sus productos en aras de abaratar costes.

Así pues, hasta la actualidad, para adquirir baterías había que comprarlas a compañías que actuaban como intermediadores. ¿Qué podría ocurrir en el futuro? Según se ha podido saber gracias a Bloomberg, esta tendencia podría cambiar en los próximos meses. De hecho, Apple sería una de las principales empresas en romper con estos tradicionalismos.

Al parecer, ante el incremento del precio de materiales imprescindibles para el desarrollo de las baterías, estaría sopesándose la opción de acabar con la cadena de suministro anterior para comenzar conversaciones, directamente, con las compañías mineras.

¿Terminarán tomando las mismas decisiones compañías anexas a la automoción? En los próximos meses los comprobaremos.