Al parecer el nuevo iPhone 8 no está vendiendo según lo previsto, y es que para muchos consumidores el nuevo terminal de Apple no merece la pena pues no encuentran cambios significativos.

En GSMArena comentan que Apple ha pedido a los proveedores reducir la producción en casi un 50% para los siguientes dos meses. Además, desde la operadora canadiense Rogers hablan de poco interés por parte de los consumidores en los nuevos iPhone 8 y 8 Plus. Muchos estarían esperando la salida del iPhone X, de ahí las bajas ventas. Veremos si esto se confirma una vez llegue a las tiendas dicho modelo, lo hará el 3 de noviembre.