Apple ya ha recibido las primeras quejas de muchos usuarios en referencia al sistema táctil del nuevo iPhone X. Al parecer, en temperaturas cercanas al punto de congelación del agua, los 0ºC, el sistema táctil no funciona correctamente, más aún cuando el cambio de temperatura es brusco. De hecho, se han registrado casos en los que hay que esperar unos segundos para poder trabajar con el terminal.

Según se puede leer en el portal phonearena.com, el propio fabricante ha asegurado que ya están trabajando sobre este asunto, por lo que se espera que una actualización del software acabe con el problema en las próximas semanas.

Sin embargo, a modo de calmar los ánimos, la compañía ha querido ofrecer unas explicaciones en las que asegura que ya está abordándose un contratiempo que no afecta al hardware del dispositivo.

Somos conscientes de los casos en que la pantalla del iPhone X deja de responder temporalmente al tacto después de un cambio rápido a un entorno frío. Después de varios segundos, la pantalla volverá a responder por completo. Esto se abordará en una próxima actualización de software.