Los de Cupertino siempre han sido muy conservadores en cuanto a diseño, sobre todo si hablamos del iPhone, de una generación a otra apenas realizan cambios. Sin embargo, con el iPhone X apostaron por el notch y prescindieron del botón físico en la parte inferior. El terminal es casi todo pantalla, todo lo contrario que los iPhone anteriores.

Si nos fijamos en los smartphones, todos son muy similares en cuanto a estética, parece que está todo inventado. En Apple no lo ven así, por eso quieren innovar con los nuevos iPhone. Según Boomblerg, los de Cupertino están trabajando en una pantalla curva y en un nuevo control mediante gestos que no requiere tocar la pantalla. Todo esto parece que no llegará a corto plano, al menos control de gestos, no tendrán la tecnología lista hasta dentro de un par de años.