Los wearables llevan desde hace años entre nosotros y ahora, a pesar de su lento recorrido en el mercado, unos investigadores han descubierto que este tipo de dispositivos podrían ser capaces de detectar anomalías en nuestro organismo.

Según se puede leer en el portal Gizmodo, las pruebas realizadas por un equipo de expertos clínicos y tecnológicos han sugerido que podrían implementarse mejoras para capacitar a estos gadgets para comprobar si sufrimos de hipertensión o apnea del sueño.

El equipo de investigadores ha aprovechado los biosensores de los wearables para convertirlos en dispositivos que fuesen capaces de detectar y monitorizar una serie de parámetros para mostrar cualquier posible complicación potencial derivada de estas enfermedades.

Esta nueva adaptación de los wearables ha sido presentada en la American Heart Association, una de las mayores asociaciones relacionadas con las enfermedades cardiovasculares en Estados Unidos. Tal y como se informa en el citado medio, el sistema evolucionado por este equipo de científicos logró acertar en más de un 90% en los casos de apnea y en un 82% en los de hipertensión.