Por fin, tras muchos años de espera, ayer vio la luz el prototipo de taxi volador de Kitty Hawk, la start-up "secreta" fundada por Larry Page, co-fundador de Google y CEO de Alphabet (empresa matriz de Google). El taxi volador se llama Cora y tiene el aspecto de un pequeño avión, el cual, es además capaz de aterrizar y despegar de forma vertical, es decir, no necesita pista de aterrizaje para funcionar.

A continuación, puedes ver el vídeo que han subido a su canal de YouTube, donde muestran el funcionamiento de Cora:

Según señalan en Fortune, la empresa, que tiene base en California, tuvo que trasladarse a Nueva Zelanda para poder experimentar con el prototipo. No obstante, desde Kitty Hawk, afirman "creer en el potencial de Cora como una tecnología eficiente y sostenible que puede enriquecer la vida de las personas, no solo en Nueva Zelanda sino en todo el mundo".

Faltará por saber la legislación por la que optará cada país (en primer lugar, Estados Unidos) para regular aeronaves de este tipo. De momento, sabemos que no es necesaria una licencia de piloto dado que Cora será completamente autónoma. Si bien quedan abiertas incógnitas de todo tipo como una posible congestión aérea, si se usará para transportar mercancías o pasajeros o si podrá competir con otros servicios de aero-taxis como los de Uber.