Según un estudio elaborado por el comparador online Rastreator, la mayoría de españoles no cambia su móvil por capricho, sino por necesidad. En concreto, un 74,5% solo lo cambia en caso de pérdida, robo, rotura, u otra causa de fuerza mayor. Así, tan solo un 15,5% de los usuarios lo cambia por capricho.

En 2016, la edad media de los smartphones españoles se situó en 20,5 meses. Una cifra que contrasta con los 16,5 meses registrados en 2013, como recoge Europa Press. Eso sí, a un 37% le gustaría cambiarlo cada año, una media que sube hasta el 43% si hablamos de jóvenes de entre 18 y 34 años.

Además, los usuarios españoles son infieles por naturaleza en cuanto a marcas de smartphones. Un 70,5% no tiene problemas en cambiar de una marca a otra, aunque de nuevo la cifra cambia entre los más jóvenes, quienes son más fieles a una marca que la media.