Mucho se ha hablado de qué pasa después de la muerte, y todavía hay muchas incógnitas. Ahora, un equipo de científicos de la Escuela de Medicina de Nueva York ha llegado ha una conclusión bastante interesante relacionada con el cerebro.

En Muy Interesante podemos leer lo dicho por el doctor Sam Parnia, director de cuidados intensivos de la escuela mencionada anteriormente. Según los resultados del estudio, después de muertos los pacientes tenían consciencia de las conversaciones que había a su alrededor, incluso de todo lo que sucedía.

Las personas saben de inmediato que han muerto, dado que su conciencia sigue funcionando después de que el cuerpo ha dejado de emitir señales de vida.

El doctor Sam Parnia dice que hay evidencias de que el cerebro recibe un impulso de energía cuando una persona fallece. Ahora bien, el cerebro puede llegar a ser consciente hasta varias horas desde que el corazón deja de latir.

Al realizar una reanimación cardiopulmonar llega algo de sangre al cerebro, más o menos el 15% de lo que hace falta para que funcione de forma normal. Dicha cantidad es suficiente para retrasar la muerte de las células cerebrales, aunque haría falta más para que el cerebro pueda volver a funcionar de nuevo.

Según el equipo de investigadores, en caso de poder reiniciar el corazón, se podría conseguir que el cerebro funcionará de nuevo. Esto es lo que se intenta con la reanimación cardiopulmonar, pero no es suficiente.