Tal y como confirma la empresa Equifax en una nota de prensa publicada esta misma mañana, han sido víctimas de un grave incidente de ciberseguridad. Por ello, los datos privados de cerca de 150 millones de ciudadanos estadounidenses estarían expuestos a los cibercriminales.

Según afirma Equifax, compañía dedicada a la creación de informes de crédito para entidades bancarias, el acceso tuvo lugar el pasado julio, cuando los cibercriminales accedieron a ficheros sensibles aprovechando una vulnerabilidad del sistema. La información a la que han accedido incluye nombres completos, números de la Seguridad Social, fechas de nacimiento, direcciones y permisos de conducir. En algunos casos, los atacantes también han accedido a datos bancarios personales.

De momento, la compañía afirma que no tiene pruebas de actividades sospechosas recientes en su base de datos y la de sus clientes, y ha habilitado una web para que los afectados puedan averiguar si sus datos están en peligro. En cualquier caso, ya se trata de la mayor filtración de datos personales de la historia.