Porsche está comenzando a posicionarse como una compañía sostenible, al menos, es su objetivo. Si hace escasamente anunciábamos que un Mission E estará expuesto en Madrid desde el día 15 hasta el 30 de diciembre, hoy toca profundizar sobre la demanda que ha experimentado la versión híbrida del Panamera.

Según se podía leer hace unos días en Diariomotor, la versión que combina motorización de combustión con otra eléctrica ya supone el 60% de las ventas del modelo. Si ya de por sí choca esta noticia, lo todavía más increíble es que es más caro que el resto de versiones.

¿Cuál es el problema al que se está enfrentando Porsche en los últimos días? La oferta de mecánicas híbridas, según se puede leer en Reuters, estaba reducida a un total de 8.000 unidades en total para todo el año. ¿Por qué? Porque los proveedores no garantizaban suministrar el volumen requerido.

Ahora, tras unos meses batiendo nuevos récords de matriculaciones de la versión de autonomía extendida, han aparecido los cuellos de botella. ¿Qué solución se dará desde Stuttgart? Una mayor inversión en esta alternativa podría ser la respuesta.