Las imágenes llevan tan solo unas horas en la plataforma de vídeos más importante del mundo, pero en tan solo este tiempo, ya dispone de más de 252.000 visualizaciones. ¿Por qué? El ingenio no conoce límites y, por ello, todos los días vemos cosas verdaderamente extrañas.

En esta ocasión, ¿cómo podríamos imaginar que veríamos algún día un coche eléctrico asentado sobre un chasis de madera que bien parece ser una trampa para ratones? El resultado es a medias entre lo absurdo y lo gracioso, pero, al fin y al cabo, nadie puede poner en duda de que pueda servir para ir a por el pan.

No ofrecerá velocidades al nivel de los Tesla ni autonomías de primer nivel, pero... ¿Quiénes somos nosotros para dudar de lo innovador del proyecto? Aquí te dejamos uno de los vídeos más extraños que verás hoy navegando por la red, ¡que lo disfrutes!