Un estudio en el que han participado 450.000 personas y que ha durado una década ha dado como resultado algo muy interesante, como comentan en Quo. El estudio publicado en Annals of Internet Medicine deja claro que combinar té caliente, alcohol y tabaco no es una buena idea.

El riesgo de padecer cáncer de esófago se multiplica por 5 en aquellas personas que combinan el té caliente con beber alcohol y fumar cigarrillos. Los investigadores pudieron comprobar que las personas que participaron en el estudio y que estuvieron durante una década bebiendo té caliente, consumiendo alcohol y fumando, eran mucho más propensas a padecer dicho cáncer, en comparación con aquellas que no tenían ninguno de estos tres hábitos.