Amazon está en el punto de mira de la Comisión Europea, la una compañía estadounidense ha sido acusada de beneficiarse de varias medidas fiscales que le ayudaron a tributar menos. Ahora reclama a Amazon unos 250.000 millones de euros más los intereses.

Según ha publicado la Comisión Europea:

Luxemburgo concedió beneficios fiscales ilegales a Amazon. Como resultado, casi tres cuartas partes de los beneficios de Amazon no han tributado. En otras palabras, a Amazon se le permitió que pagara la cuarta parte de los impuestos que pagan otras empresas locales sujetas a las mismas normas fiscales nacionales. Según las normas de la UE sobre ayudas estatales, esto es ilegal. Los Estados miembros no pueden conceder a grupos multinacionales beneficios fiscales selectivos a los que no tienen acceso otros.

La Comisión Europea empezó a investigar el caso en octubre de 2014, desde entonces siguieron de cerca todos los movimientos de Amazon. Después de comprobar la forma de actuar piden que la compañía estadounidense devuelva el dinero.