En Digital Foundry nos tienen acostumbrados a comparativas en vídeo, en esta ocasión han publicado una muy esperada, del juego Assassin's Creed: Origins. Han comparado el rendimiento y los gráficos entre las versiones de Xbox One X, PS4 Pro y PC, el título aprovecha el hardware de ambas consolas.

En Xbox One X y PS4 Pro el juego usa resolución dinámica, funcionando como mínimo a 1350p en PS4 Pro y 1656p en Xbox One X. Si hablamos de resolución máxima, en la consola de Sony alcanza los 1700p por los 2160p de la consola de Microsoft. En PC funciona a todo el tiempo a 2160p.

Ahora bien, si hablamos de las sombras, distancia de dibujado y texturas, en Xbox One X y PS4 Pro son muy similares. Eso sí, el rendimiento es más estable en la consola de Microsoft. En líneas generales la mejor versión es la que pueden disfrutar los usuarios de PC, aunque claro está, requiere un equipo bastante potente si queremos jugar a 4K con la calidad gráfica al máximo.