Según el medio Expansión, la Agencia Tributaria española está investigando las transacciones de compraventa de segunda mano que se realizan por Internet.

Según la Dirección General de Tributos, las compras online de bienes de segunda mano se consideran una transmisión patrimonial, por lo que deben tributar por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, con un tipo del 4%.

Se trata del mismo impuesto, el ITP, que tributa en operaciones de compraventa de viviendas o coches de segunda mano entre particulares. En estos casos, quien debe pagar el impuesto es el comprador.

DGT ha aclarado a una contribuyente que estas ventas entre particulares, que se suelen realizar a través de plataformas como Wallapop, eBay o Milanuncios, están exentas de IVA, ya que no actúan profesionales. Por tanto, deben tributar como una transmisión patrimonial más, y por tanto, tributar por el ITP, que debe liquidar el comprador.