Corea del Sur se ha posicionado como uno de los países que más busca ponérselo difícil a las criptomonedas como el Bitcóin. La quiebra de una de las plataformas de comercialización de estas divisas provocó una rápida respuesta del Gobierno del país asiático. La inestabilidad ha llegado a tal punto que las Autoridades ya se han pronunciado al respecto.

Tal y como se puede leer en Reuters, el Ministro de Finanzas del país ha dejado entrever que, de momento, no prohibirá las transacciones de las criptomonedas, pero sí que está llevando a cabo una investigación para descubrir la procedencia del dinero invertido. Al parecer, ya podrían haber contabilizada una primera estimación.

La fuente describe cómo el Ministerio de Finanzas en Corea del Sur ya habría dado con un total de 600 millones de dólares procedentes de actividades ilegales. Este hallazgo no ha hecho más que incrementar el escepticismo acerca de estos valores, los cuales podrían someterse a nuevas regulaciones en las próximas semanas.