Ford es una de las compañías que más ha apostado por el coche autónomo. No es extraño ver unidades del Mondeo circular por GoMentum Station y otras ciudades fantasma preparadas para el desarrollo de esta tecnología. Sin embargo, hasta ahora no se había anunciado una futura innovación como ha sido el caso ahora.

Según se puede leer en Mashable, el fabricante americano por excelencia ofrecerá nuevas novedades en torno a su sistema de conducción autónoma. De hecho, estas modificaciones podrían ser revolucionarias, afectando principalmente al sensor LiDAR, el radar más importante de un coche de estas características.

Tal y como hemos apuntado en un artículo relacionado con la deslocalización de su próximo coche eléctrico a México, la planta de Fat Rock, en el Estado de Michigan, será la que se dedicará a la mejora de esta opción futurista, siendo el 2021 el año en el que se espera su estandarización.

Del mismo modo, ya están tejiéndose las bases de la conducción alternativa, de acuerdo con el portal citado. Tanto es así que se asentará sobre cuatro principios fundamentales; el servicio de transporte compartido, la seguridad del sistema autónomo, la promoción por parte de los agentes públicos y la disposición de una autonomía extendida.