Los procesadores ARM que llevan los dispositivos móviles de Apple están un escalón por encima en cuanto a rendimiento, al menos si tenemos en cuenta la puntuación que obtienen aplicaciones como Geekbench 4. Otra cosa bien distinta es la experiencia de usuario mientras usamos el sistema operativo y las aplicaciones.

Pues bien, John Bruno, el ingeniero jefe del departamento de arquitectura de procesadores de Apple ha dejado la compañía, se ha ido a Google, según Engadget. Todo parece indicar que los de Mountain View no quieren depender tanto de otras compañías en lo referente a procesadores para dispositivos móviles. ¿Planea Google diseñar sus propios chips como hace Apple?