El Gobierno de Maduro sigue con sus planes de lanzar al mercado el Petro, el conocido como Bitoin venezolano. Esta propuesta tiene como principal objetivo luchar contra la hiperinflación que está viviendo el país desde hace unos años, la cual ha provocado una caída histórica del poder de consumo.

Esta polémica criptodivisa, según se puede leer en Reuters, está fundamentada y respaldada por buena parte de las reservas de algunos de los recursos más importantes del país, como son el petróleo, oro o diamantes. Optar por la denominada tecnología blockchain echará a rodar en los próximos meses, buscando acaparar la atención para sostener el bolívar.

¿Se convertirá en un valor especulativo? Podría dotar, al Gobierno venezolano, con una fuente de liquidez con la que no cuenta en la actualidad. En apenas unos días podría comenzar un nuevo valor financiero que podría mostrar cómo acoge el mercado un producto que nos garantizará, al menos en sus inicios, una gran volatilidad.