Google cuenta con el servicio Play Protect, sirve para analizar aplicaciones y detectar aquellas que sean peligrosas. Como podemos leer en Europa Press, el servicio funciona de forma activa sobre 2.000 millones de dispositivos Android.

Pues bien, según ha comunicado Google en su blog, en 2017 fueron eliminadas casi 39 millones de aplicaciones para Android que eran potencialmente peligrosas.

Play Protect cuenta con varios métodos para garantizar la seguridad tanto de los usuarios como de los datos, uno de ello sería el aprendizaje automático. Este servicio se ejecuta al menos una vez al día en los dispositivos y comprueba las aplicaciones. Además, es posible realizar exámenes adicionales por parte de los usuarios.

El 35 por ciento de las amenazas de 2017 fueron en dispositivos que no estaban conectados a Internet o bien habían perdido la conectividad. Aquellos usuarios que descargaron aplicaciones desde Google Play tuvieron nueve veces menos probabilidades de instalar una app potencialmente peligrosa, en comparación con los usuarios que descargaron apps desde sitios alternativos.