Un equipo internacional de investigadores ha encontrado un objeto después de observar los datos obtenidos por el telescopio espacial infrarrojo Spitzer, de la NASA. Mediante una técnica llamada micro-lensing que sirve para medir distorsiones en la luz cuando una estrella pasa frente a otra, los investigadores han descubierto un objeto misterioso que está a 22.000 años luz de la Tierra.

El objeto misterioso ya tiene nombre, OGLE-2016-BLG-1190Lb, según los investigadores tendría 13 veces el tamaño Júpiter. Después del descubrimiento los investigadores tienen dudas, no saben si es un planeta gigantesco o una estrella fallida.

Según news.com.au, los investigadores dijeron que: "Las observaciones llevadas a cabo son las más detallas que se han hecho hasta ahora, en relación con cualquier otro cuerpo planetario encontrado usando la técnica micro-lensing".