Los aeropuertos es uno de los puntos más calientes en cuanto a narcotráfico se refiere. Sin embargo, las bandas criminales lo tendrán un poco más difícil a partir de ahora tras ver cómo algunos aeropuertos incluirán un escáner adaptado a las dimensiones de los aviones.

En Bruselas, el epicentro del Viejo Continente, ya dispone del suyo propio, tal y como se puede leer en El Independiente. Gracias a los esfuerzos de las dependencias de aeropuerto, en colaboración con la Oficina Antifraude Europea (OLAF), se ha podido reclutar uno de los últimos dispositivos más avanzados tecnológicamente hablando.

Se espera que el narcotráfico de tabaco y drogas descienda o, al menos, se consiga una mayor efectividad para reducir las entradas de estas sustancias al país. EL mecanismo sería parecido al situado en los puertos, en los que los cuerpos de seguridad pasan por un escáner los contenedores que creen ser sospechosos de transportar mercancía.