El Bitcoin y otras criptomonedas, según alertan en la Unión Europea y más concretamente Reino Unido, han servido de plataforma para actividades ilegales como la financiación del terrorismo o el lavado de dinero procedente de actividades ilegales.

Ante esta situación, según se puede leer en Reuters, el secretario de Economía del Tesoro de Gran Bretaña habría ofrecido la posibilidad de implementar un seguimiento de las operaciones relacionadas con el Bitcoin y otras monedas virtuales.

Este nuevo paso iría encaminado, como ya ocurre en Australia, a un mayor control por parte de las Autoridades para ver qué intermediarios son los que están lucrándose de forma ilícita, si los hay. Así pues, si finalmente se lleva a cabo un mayor control de las criptomonedas, el los próximos meses podrían vivirse episodios de tensión en el precios de las mismas.