Samsung ha dado a conocer la última actualización de su línea de procesadores, el Exynos 9810. Esta última innovación mantiene la tónica de los últimos producidos por la compañía, ya que sigue siendo producido en una tecnología de 10 nanómetros.

Según se puede leer en el portal phonearena.com, este nuevo enfoque contará con un mejor desempeño en el próximo flagship de la marca. Para hacernos a la idea de cómo mejorará al que actualmente posee el Note8, Samsung ha anunciado que este cuente con un módem 6CA que promete 1.2Gbps y descargas más estables, lo cual hace suponer que contará con una buena cobertura para dar el salto a la tecnología 5G.

Las mejoras, para el público medio, no serán muy llamativas. Sin embargo, este paso confirma cómo, pese al fin de la colaboración entre Qualcomm y Samsung, el fabricante surcoreano continúa introduciendo mejoras en su tecnología de procesadores.