Tal y como recoge CNBC, el Face ID del nuevo iPhone X podría no ser tan seguro como debería en ciertos casos.

A pesar de que, según Apple, las probabilidades de que alguien distinto al dueño del smartphone lo desbloquee con su cara son de 1 entre 1 millón, lo cierto es que esas probabilidades aumentan si se trata de un menor de 13 años, o de un hermano gemelo. Así aparece en las guías de Face ID de Apple:

La probabilidad estadística es diferente para los gemelos y los hermanos que se parecen a ti y entre los niños menores de 13 años, porque sus rasgos faciales pueden no haberse desarrollado completamente. Si está preocupado por esto, le recomendamos el uso de una contraseña para autenticarse.

Como vemos, el problema con los menores de 13 años viene dado por su desarrollo. A esas edades, los rasgos faciales todavía no están definidos al 100%, por lo que aumenta la dificultad para identificar al usuario. Por otra parte, el parecido entre hermanos, en especial gemelos, es otro de los problemas con los que se puede encontrar un usuario de Face ID.

Sea como sea, la compañía asegura que Face ID es una herramienta muy segura, más incluso que los sensores de huellas que emplea en otros de sus dispositivos, cuyas probabilidades de fallo son de 1 entre 50.000.