El 25 de mayo entrará en vigor una nueva normativa en la Unión Europea que afectará a las compañías tecnológicas. La normativa está pensada para proteger la información de los usuarios, en mayor medida que ahora.

Finalmente, la red social de Mark Zuckerberg ha llevado a cabo un giro inesperado para saltarse esta nueva normativa, como podemos leer en El Mundo. Facebook ha cambiado su sede de Irlanda a Estados Unidos. Con este movimiento ya no dependerán de dicha sede. Todo esto para que la nueva normativa Europea afecte a la red social, así que la red social no tendrá que pasar los controles tan rigurosos de la Unión Europea.

De paso, también han realizado cambios en los términos y condiciones de uso en relación a los usuarios que viven fuera de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea.