Al margen de sus recientes problemas con la privacidad de sus usuarios, Facebook tiene otra cruzada abierta de magnitud internacional. Hablamos de los perfiles controlados por el gobierno ruso que, según la compañía, fueron utilizados para influir en las elecciones a la presidencia de Estados Unidos de 2016, en las que finalmente salía Donald Trump como vencedor.

Ya el año pasado, Google acusaba con pruebas feacientes al gobierno ruso de dicha influencia, y ahora, es Facebook la que ha tomado medida en sus propias plataformas. Así, tal y como informa Europa Press, han sido eliminados 70 perfiles y 130 páginas de la propia red social Facebook, y otras 65 cuentas de Instagram, que según la empresa, estaban controlados por la IRA, la agencia rusa de investigación en Internet.

El propio Mark Zuckerberg, dueño de Facebook, explicaba a través de su cuenta el porqué de esta decisión, que en total se ha llevado por delante más de 270 cuentas sospechosas. El máximo responsable de seguridad de Facebook también ha publicado un artículo en la web de noticias de la empresa afrimando con rotundidad que "la IRA no tiene cabida en Facebook".