En mayo de 2017 la Comisión Europea puso una multa de 110 millones de euros a Facebook por proporcionarle información incorrecta o engañosa, como publicaron en su día en El País. Desde entonces la compañía de Mark Zuckerberg está trabajando con la intención de realizar ciertos cambios relacionados con la privacidad.

Pues bien, como podemos leer en euobserver, Facebook está desarrollando un nuevo centro de privacidad que permitirá a los usuarios administrar sus datos más fácilmente. Según podemos leer en El País, la compañía quiere proteger la libertad de expresión, mantener al usuario seguro y respetar su privacidad. Con el nuevo centro esperan cumplir el reglamento establecido por la Unión Europea. Todas aquellas empresas que no cumplan con las reglas establecidas serán multadas.