Las criptomonedas, en los últimos meses, están sufriendo una fuerte presión bajista a consecuencia de las noticias que llegan de diversos países. Países como China o Corea del Sur están restringiendo fuertemente el comercio de estos valores digitales, a los cuales están sumándose otras Administraciones del mundo.

La última amenaza se ha vertido desde Filipinas, país en el que la inversión en las divisas digitales ha tenido un fuerte desarrollo. Según se puede leer en Reuters, los motivos que están llevando al Gobierno a incluir nuevas regulaciones van en línea con las decisiones tomadas al respecto por otros miembros de la comunidad internacional.

Al parecer, el lavado de dinero proveniente de actividades ilegales ha llevado al país asiático a formalizar una serie de reglas que podrían entrar en vigor en los próximos meses. Este tipo de noticias ha provocado que el valor más determinante, el Bitcóin, se encuentre inmerso en un canal bajista que dura desde la segunda mitad de diciembre.