Gracias a la sonda espacial OSIRIS-REx la NASA ha capturado algo nunca visto hasta ahora, la Tierra y la Luna a 63,6 millones de kilómetros de distancia. Las imágenes corresponden a la cámara NavCam 1 y fueron tomadas el 17 de enero mientras que la sonda se alejaba a 8,5 a kilómetros por segundo.

A tal distancia solo se pueden ver dos puntos brillando, el más grande es la Tierra, mientras que a la derecha está la Luna. Las estrellas que se pueden apreciar en la esquina superior izquierda están en la constelación de Tauro.