Francia se ha convertido hoy en el primer país del mundo en adoptar un compromiso de esta envergadura. Tal y como publica hoy el New York Times, el presidente francés Emmanuel Macron ha anunciado hoy el compromiso que adopta Francia para que en 2040, su país no tenga explotaciones ni fábricas procesadoras de gas y petróleo activas.

Es también en 2040, cuando Francia planea poner fin a la venta de vehículos diesel y de gasolina. Igualmente, el país galo planea dejar de generar electricidad a partir del carbón en un plazo máximo de 5 años, a la vez que reduce el porcentaje de electricidad producida por energía nuclear y aumenta su apuesta por las renovables. No obstante, a partir de ahí, Francia continuaría importando cierto porcentaje de petróleo hasta 2050.

Siguiendo esa "hoja de ruta verde", el país galo tendría como objetivo convertirse en un país 100% libre de hidrocarburos en 2050, buscando así reducir al mínimo las emisiones de gases invernadero producidos por el consumo y procesado de combustibles fósiles.