Finalmente, Google ha confirmado que hay un problema de rendimiento bastante molesto relacionado con el Wi-Fi en los Chromecast y Google Home. El problema provocaría caídas en la conexión, según comentan en Europa Press.

Google está trabajando en una solución y ha querido dejar claro que el número de usuarios afectados sería mínimo. Resulta que el problema solo está presente al conectar con ciertos routers. Al parecer, todo es debido por el envío de grandes cantidades de paquetes de datos por parte de algunas aplicaciones cuando salen del modo reposo. A causa de esto algunos usuarios experimentan desconexiones temporales e incluso pierden la conexión por completo.