Se podría decir que la Inteligencia Artificial está en pañales, y más si tenemos en cuenta la decisión que ha tenido que tomar Google. Resulta que un usuario de Google Photos se dio cuenta que el algoritmo que usa la IA etiquetaba a todos sus amigos negros como gorilas, según comentan en El País.

Google ha pedido disculpas, y mientras soluciona el problema ha decidido modificar el algoritmo y eliminar a los gorilas del buscador. Lo último que quiere la compañía es ser acusada de racista. Un portavoz de Google ha declarado que la tecnología de etiquetado de imágenes todavía es joven y lamentablemente no es perfecta.