Google ha hecho oficial un secreto a voces: el móvil es el dueño de Internet. Recientemente, la compañía ha hecho un cambio importante en su buscador, y es que ahora no se basa en las webs de escritorio para ordenar su ránking a la hora de indexar los contenidos, sino que ya se basa en las webs móviles.

Así, las páginas webs que estén bien adaptadas a móviles, que carguen suficientemente rápido, que tengan buen contenido y en definitiva, que cumplan lo mejor posible con los estándares de calidad de Google, tendrán prioridad a la hora de ser indexadas en dicho ránking, lo que puede llegar a traducirse en un aumento importante del tráfico orgánico.

Este movimiento deja más que claro aquello del "mobile-first", y es que primero está el móvil, y después lo demás. Hace tiempo que los smartphones son el medio principal a través del que nos conectamos a Internet, pero no solo eso, sino que se está convirtiendo en una herramienta central e indispensable en la vida de muchas personas, tanto a nivel personal como profesional.

Se estima que, de aquí a 2020, más de 2.800 millones de personas en todo el mundo tengan smartphone, una cifra que actualmente se sitúa en los 2.500 millones.