En las últimas horas diversas fuentes apuntaban a que el parche de seguridad para combatir Spectre y Meltdown en iOS hacía que los dispositivos sufriesen una cierta ralentización. La última actualización incluye ya esta solución, pero varias voces apuntan a que ha provocado un paso atrás en la experiencia de usuario.

Google, por el contrario, afirma que su parche de seguridad no provoca alteración alguna para el usuario. Según Reuters, incluso los servicios en la nube, una de las primeras líneas de ataque de Spectre y Meltdow, no se han visto alterados tras esta modificación incluida.

La principal ventaja de Google podría deberse al conocimiento de estas 2 fuentes de vulnerabilidad desde la segunda mitad del año pasado. Según se ha podido saber, desde septiembre han estado trabajando para corregir el problema que ha afectado a millones de dispositivos en todo el mundo.