En Google Play hay un gran número de aplicaciones, pero muchas no son de calidad. Hasta ahora el algoritmo de la tienda de apps no tenía en cuenta esas aplicaciones que tienen muchos fallos y no son estables. Por eso, Google ha implementado un nuevo algoritmo que afecta a las aplicaciones que tienen muchos errores.

El nuevo algoritmo detecta los comentarios negativos, también tiene en cuenta si una app consume mucha batería o ha sido desinstalada muchas veces. Todas estas aplicaciones no serán promocionadas, así que afectará al posicionamiento de las mismas. Google quiere premiar a esas apps que tienen un mejor rendimiento y mayor uso. Los desarrolladores tendrán que cuidar más sus aplicaciones si quieren que aparezcan promocionadas en Google Play.