Google ya ha comenzado a penalizar las búsquedas de las páginas web de RT y Sputnik a consecuencia de la sombre que se cierne sobre estas plataformas, las cuales, curiosamente, están bajo el poder del Gobierno ruso. Al parecer, se han encontrado indicios de una estrategia llevada a cabo por estos medios de comunicación para desestabilizar diversas regiones a nivel mundial.

La injerencia rusa en el proceso electoral del año pasado en Estados Unidos no ha hecho más que sospechar la hipótesis de que desde Moscú se están realizando campañas para tambalear los cimientos de la política alrededor del mundo. Según se puede leer en Europa Press, el propio presidente del Consejo de Administración de Alphabet, Eric Schmidt, ha querido dejar claro que esta medida no se ha tomado a la ligera.

Del mismo modo, defienden esta postura alegando que no se trata de censura, sino más bien todo lo contrario, ya que de este modo el buscador está protegiendo a los usuarios de lo que conocen como desinformación. ¿Qué próximos capítulos podemos esperar de esta polémica? Por lo pronto, los medios afectados ya han mostrado su rechazo a esta medida.