De vez en cuando Google saca la escoba y barre un poco la tienda de aplicaciones de Android, Google Play. En esta ocasión los de Mountain View han retirado unas 300 aplicaciones por algo bastante serio. Casi todas las apps tenían que ver con servicios de tonos de llamada y gestores de almacenamiento.

Alrededor de 300 aplicaciones tenían un malware oculto con la red de bots WireX que lanzaba ataques de denegación de servicio (DDoS) a gran escala. La voz de alarma la dio el proveedor de servicios en la nube Akamai, descubrió que uno de sus clientes no paraba de sufrir ataques DDoS que implicaba a miles de direcciones IP.

Akami, Cloudflare, Flashpoint, Google, Team Cymru y otros están trabajando para combatir a WireX. Por ahora se desconoce el alcance del ataque, aunque por lo pronto las aplicaciones han sido retiradas, así no podrán ser instaladas en más dispositivos.