En un comunicado publicado en su blog oficial, Google asegura haber encontrado evidencias de que Rusia ha utilizado indebidamente sus servicios durante las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos en 2016, en las que Donald Trump salió victorioso.

Google ha llevado a cabo una investigación profunda alrededor de dichas elecciones, y los resultados obtenidos, cuyo PDF se puede descargar, no dejan lugar a dudas: Rusia utilizó distintas plataformas de Google, desde Google Ads hasta YouTube, para interferir en dichas elecciones.

La compañía va más allá e incluso da cifras del gasto: dos cuentas ligadas a la Agencia de Investigación de Internet rusa suman 4.700 dólares americanos gastados en anuncios de Google durante el periodo de elecciones. Según el informe de resultados de Google, se han encontrado hasta 18 canales asociados a esta campaña de interferencia de Rusia, los cuales ya han sido suspendidos, y más de 1.000 vídeos que suman más de 40 horas de contenido político.

También se han encontrado indicios de uso indebido por parte de Rusia en otros de sus servicios, como Gmail (utilizaron estas cuentas para abrir las cuentas del resto de servicios), Google News, o Google+.