En las llamadas a emergencias, cada segundo puede ser crucial. De hecho, puede suponer la vida o la muerte de una persona, por lo que Google cree que debería se esencial que el operador contase con la ubicación exacta de la persona que solicita ayuda. Esto es lo que se puede entender tras la noticia difundida por el diario The Wall Street Journal.

Según se puede leer, la gran mayoría de las solicitudes realizadas se producen a través de un terminal móvil, por lo que contar con la ubicación desde el inicio podría ayudar a reducir el tiempo de atención. Google Maps podría tener la respuesta a este problema, a tenor de las investigaciones realizadas por la compañía.

Tras llevar a cabo un programa durante meses, en el que se ha obtenido miles de resultados, se ha comprobado que podría reducirse el tiempo de atención hasta en 30 segundos de media. ¿Veremos algún día esta solución aplicada de forma estandarizada? Quizás, la privacidad de la información, en este caso, no sería algo tan problemático.