La empresa de seguridad vietnamita Bkav ha conseguido, según se puede ver en el vídeo de a continuación, engañar al famoso sistema Face ID que contiene el iPhone X, la innovación más destacada de la firma de la manzana en 2017.

Según se puede observar en las imágenes, un molde fabricado en 3D ha conseguido suplantar el rostro de una persona. Esta copia exacta ha provocado que el sistema de reconocimiento facial cayese en el engaño. Lo más curioso es que tan solo se utilizó silicona, maquillaje y recortes de papel, materiales fáciles de conseguir en el mercado.

¿Conseguirá Apple introducir nuevas capas de seguridad para evitar fallos de esta clase? Habrá que esperar a ver qué dice la empresa de Cupertino al respecto.