HTC prometió, ya en agosto del año pasado, que haría todo lo posible para actualizar a la versión más destacada de Android parte de sus terminales. Ahora le ha tocado el turno al 10, el cual irá recibiendo, vía OTA, el correspondiente permiso de descarga del paquete.

Con este nuevo paso, la compañía se reafirma en su posición de no dejar de lado sus terminales menos modernos, lo cual demuestra su compromiso por la fidelización de clientes. Más aún teniendo en cuenta que en las próximas semanas tendrá lugar la presentación de su próximo buque insignia, el cual podría ser una seria alternativa a los modelos que serán presentados en el próximo MWC 2018 de Barcelona.

Del mismo modo, tal y como destaca el portal Android Police, cabe recordar que siempre es esencial realizar una copia de seguridad de todos los datos antes de darle al botón 'Confirmar' para instalar la última actualización.