Ayer, Intel presentaba oficialmente sus nuevos procesadores Core de octava generación Coffee Lake para equipos de escritorio. Como de costumbre, esta nueva generación va un paso más allá en cuanto a rendimiento, y la diferencia la podemos ver clara tras los primeros benchmarks del Intel Core i7 8700K, el más potente de estos nuevos procesadores hasta el momento.

Tal y como relatan en Wccftech, el nuevo Intel Core i7-8700K es entre un 7% y un 10% más rápido que el Core i7-7700K a la hora de jugar, funcionando ambos a la misma frecuencia (4,5 GHz). Esto se puede traducir en varios fps más con el nuevo procesador, y según el juego, la diferencia puede ser notable.

Por ejemplo, en The Witcher 3 (Full HD y gráficos en Ultra), el Core-i7 7700K consigue unos más que aceptables 119,3 fps, mientras que el 8700K sube hasta los 141,8 fps, mientras que en Rise of The Tomb Rider la diferencia es mínima, con 176,85 y 178,77 fps respectivamente.

Fuera de los videojuegos, según estos primeros test de rendimiento, el Core i7-8700K es solo un 1,67% más rápido que su predecesor en las pruebas mononúcleo, pero la diferencia en multinúcleo se multiplica: el nuevo procesador de Intel es un 42,49% más rápido en líneas generales.

Este nuevo Intel Core i7 8700K se pondrá a la venta el próximo 5 de octubre junto al resto de modelos de octava generación, aunque el Core-i7700K sigue siendo una de las mejores opciones para jugar, y está a un buen precio en comercios como Amazon.