El iPhone X ha sido uno de los smartphones más destacados de los muchos que han sido presentandos en este 2017 que pronto acaba. Sin embargo, si ya habíamos alucinado con su increíble pantalla de tecnología OLED, la primera en el sector, ahora podríamos disponer de un futuro modelo que podría incrementar su tamaño hasta las 6.5 pulgadas.

Según se puede leer en bgr.com, un informe elaborado por Nikkei podría destacar la aparición en los próximos meses de una versión que podría mejorar el tamaño de la pantalla, así como ofrecer nuevas funciones que se desarrollen hasta su puesta en marcha en 2018.

Por otro lado, según se puede leer en el medio citado, Ming-Chi Kuo, uno de los analistas más respetados entre la comunidad Apple, ya ha anticipado la llegada de una versión en un futuro podría venir sin biseles en los laterales y teniendo una pantalla LCD, por lo que podría esperarse un precio menor.