En plena polémica suscitada por Apple en relación a la obsolescencia programada que se acusa por ralentizar los terminales más antiguos, un nuevo episodio relacionado con la baterías que incorpora el iPhone vuelve a desatar las críticas.

En esta ocasión, según se puede leer en Phonearena.com, una unidad del iPhone 6s Plus ha obligado a desalojar la Apple Store de la ciudad de Zurich. Al parecer, un sobrecalentamiento espontáneo de una de las unidades presentes en el establecimiento ha provocado que se llevase a cabo este protocolo de emergencia.

Según se puede leer en el citado medio, la persona que estaba utilizando el terminal protagonista sufrió heridas leves en la mano. Al final, todo quedó en un susto, pero personal de bomberos, policial y de asistencia médica tuvo que acudir para gestionar el problema.