El 3 de noviembre es la fecha escogida por Apple para comenzar a vender de manera oficial el mejor terminal de su historia. Es tanta la expectación que incluso ya hay gente acampada a las puertas de algunas Apple Store. Sin embargo, tal y como podemos leer hoy en Mashable, numerosos informes apuntan hacia una posible escasez de piezas. Esto, causaría que la distribución del iPhone X se iniciará con unidades muy limitadas, por lo que mucha gente podría quedarse sin el ansiado terminal.

Este problema afectaría únicamente a las unidades del iPhone X reservadas a su lanzamiento, por lo que en caso de querer algún terminal, únicamente tendrías que ser un poco más paciente de lo habitual.

Hay que indicar que la razón oficial de que el iPhone X salga a la venta varias semanas después que el iPhone 8, está en que Apple no quiere que el iPhone X reste protagonismo a su hermano menor. Sin embargo, desde MacRumors se especula con la dificultad por parte de Apple de conseguir paneles OLED suficientes para todos sus nuevos dispositivos. ¿Podrá Apple hacer frente a toda la demanda de terminales? La respuesta, en unas semanas.